Las Mujeres Celtas

Las mujeres celtas tenían un desarrollado gusto por la coquetería. Llevaban sus cabelleras trenzadas, usaban muchos adornos y hasta cosían pequeñas campanillas en sus ropas a fin de llamar la atención. Se maquillaban con una hierba llamada "ruan" y con jugo de bayas.Pero estas mismas mujeres, mantenían una estrecha relación con los hombres de la tribu, trabajaban desde su niñez y aprendían en manejo de las armas a corta edad.

Debido a su vida de viajeras, estaban preparadas para el combate y para defenderse tanto de serpientes como de osos.Ammanianus Mercellinus, comentarista romano, dijo sobre las mujeres celtas: "Unas lobas en celo no lucharían tan rabiosamente para proteger a su camada como ellas..."

Las mujeres celtas eran educadas desde la infancia igual que los varones. Antes del matrimonio la mujer era cortejada y conquistada como un ser superior y en el ejercicio de sus privilegios podía  elegir a quien quisiera. Ella no era propiedad de su marido, eran compañeros en una aventura matrimonial. La esposa permanecía como dueña exclusiva de sus propiedades, tampoco las cosas habidas conjuntamente o poseídas por ambos podían ser vendidas o cedidas por el marido, sus derechos sobre los bienes comunes eran iguales y para disponer de ellos era necesario el  consentimiento de ambos. Podía proseguir con un caso legal, podía ser titular de derechos y demandar a sus deudores.

Las mujeres celtas que no sólo imponían esta igualdad, sino también en algunos casos su superioridad. La mujer permaneció emancipada y fue a menudo elegida por su profesión, rango y fama, además de tener el privilegio de la educación. Las antiguas leyendas hablan de mujeres sabias, médicas, legisladoras, druidesas, poetisas, lo cual implica que en aquel tiempo no había nada inusual en que las mujeres ocuparan estas posiciones dentro de la sociedad, se decían que el hombre tenía la jefatura en el matrimonio; pero no era el dueño de su mujer puesto que el matrimonio sólo era un contrato entre ellos.

Existía un edicto  que decía que les pertenecía el derecho de ser consultada sobre cada asunto. Hubo  esposas de gobernantes que hicieron sentir su peso en la historia, como también guerreras. En el año 932, se registra la muerte de Uallach, la más grande poetisa de Irlanda.

Uno de los dogmas de las mujeres celtas era:

“jamás permitas que ningún  ser humano te esclavice, naciste libre  para amar,  para  actuar y no para ser esclava”.

Sin embargo, y decididamente, la función de la mujer como guerrera cambió a  la llegada de los romanos, con la cristianización perdió todos sus derechos restándoles toda importancia y valor. Les fue arrebatada la posibilidad de seguir siendo  mujeres guerreras y libres de tomar parte activa como los hombres. Por completo se les prohibió la educación llevando a  la mujer a un mundo de oscurantismo de donde apenas estamos saliendo quitándonos la venda de la ignorancia y darnos cuenta que hemos nacido Libres y con la Igualdad de derechos. Seamos mas librepensadoras ya que el legado de los romanos fue el dogma que  consideraba a la mujer solo como objetos de placer.

Por eso queridas amigas,  no olvidemos el legado de las mujeres celtas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseñada el día 13 /09/ 2015,rediseñada el 23/ 10/ 2016
Prohibida su reproducción, texto o imágenes
MarianDesigns © 2016